El tratamiento antirretroviral no evita el envejecimiento prematuro

Tina Gutiérrez
Tina Gutiérrez

El panorama de la infección por VIH ha cambiado drásticamente. Hoy en día, se cuenta con opciones de tratamiento de muy poca toxicidad y una efectividad cercana al 100%, lo que hace posible el control de la infección. Todo ello permite que las personas que viven con VIH lleven una vida prácticamente normal, sin embargo, se ha constatado un envejecimiento más acelerado en estas personas, probablemente relacionado con una disfunción del sistema inmunológico a pesar de que se tenga el virus bajo control.

El doctor Robert Güerri, líder en el Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital del Mar y miembro investigador del Hospital del Mar Research Institute en Cataluña, España, señala que varias razones, vinculadas al envejecimiento, contribuyen a que las personas con VIH presenten más enfermedades asociadas al proceso. Estos factores incluyen diabetes temprana, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y una mayor incidencia de ciertos tipos de cáncer a edades más tempranas que la población sin VIH.

Tras la pista de los marcadores químicos

Entrevistado por el diario español La razón, Güerri menciona que, aunque no existe una causa única, se ha logrado identificar un posible factor desencadenante del envejecimiento prematuro en personas que viven con VIH. Se trata de marcadores en la sangre, específicamente ácidos nucleicos conocidos como microARN, que, en lugar de su función usual de preservar la información celular, regulan la expresión de otros genes.

El microARN 21-5p, encontrado en exceso en personas con VIH, parece estar asociado a la producción de proteínas relacionadas con el envejecimiento y la inflamación. Esto es lo que investigadores del Hospital del Mar Research Institute han hallado gracias a un estudio que realizaron recientemente.

Sus hallazgos sugieren que la infección por VIH induce la sobreexpresión de este microARN, aumentando la inflamación y acelerando el proceso de envejecimiento. Incluso con un tratamiento antirretroviral eficaz y una supresión completa del virus, las personas con VIH mantienen niveles elevados de este marcador, lo que perpetúa la inflamación y el envejecimiento precoz.

Asimismo, el estudio descarta que esta sobreexpresión de microARN se deba al tratamiento antirretroviral. En la investigación se comparó a treinta personas con VIH que nunca habían recibido tratamiento con otro grupo de diez personas sin VIH. A pesar de que se observaron mejoras con el tratamiento, el marcador químico seguía alterado después de un año, sugiriendo que ese resultado es un efecto directo de la infección por VIH y no del tratamiento.

Estrategias posibles

Estos resultados abren nuevas perspectivas para contrarrestar el envejecimiento prematuro en esta población. Güerri identifica tres estrategias posibles: utilizar este microARN como biomarcador para identificar a personas con mayor riesgo de inflamación y envejecimiento acelerado, investigar los impactos específicos del biomarcador para desarrollar tratamientos dirigidos y, de manera más teórica y compleja, trabajar en terapias que bloqueen este microARN para así lograr reducir sus efectos negativos.

No obstante, Güerri recalca la complejidad del VIH como enfermedad crónica, así como de sus implicaciones. Aunque se ha avanzado mucho en su control, persisten algunas consecuencias significativas y queda mucho por hacer para mitigar sus efectos, lo que permitirá equiparar la esperanza de vida entre personas con y sin VIH.

Recuerda que el tratamiento antirretroviral es la diferencia entre vivir y no sobrevivir al VIH. Si ya recibiste un diagnóstico positivo pero no has iniciado tu tratamiento, o si lo suspendiste y quieres retomarlo, en AHF El Salvador podemos ayudarte. Acércate a nuestras oficinas en o escríbenos por WhatsApp.